El haya, la triunfadora en la gestión forestal sostenible

Como proveedor de madera de construcción el haya ha estado durante siglos por debajo del roble, que no sólo suministraba una madera de utilidad variada sino también bellotas para la ceba de cerdos. Esto hizo que el haya fuera descuidada en la silvicultura durante mucho tiempo y que hasta mediados del siglo XIX se utilizara casi exclusivamente como leña.

Die Wurzel einer Buche

El haya, triunfadora en explotación forestal cercana a la naturaleza

Como proveedor de madera de construcción el haya ha estado durante siglos por debajo del roble, que no sólo suministraba una madera de utilidad variada sino también bellotas para la ceba de cerdos. Por ello el haya fue descuidada en la silvicultura durante mucho tiempo y hasta mediados del siglo XIX se utilizó casi exclusivamente como leña.

El haya no adquirió una mayor relevancia en la silvicultura hasta que se descubrió que las traviesas ferroviarias fabricadas de madera de haya se pueden proteger contra la infestación de hongos mediante una impregnación de aceite de alquitrán. De este modo la madera de haya obtuvo mejores precios, de modo que volvió a merecer la pena la reforestación con esta clase de árbol. En torno a 1930 se quemó sólo la mitad de la madera de haya talada. Sin embargo, a causa de la preferencia forestal de maderas de coníferas, hasta la primera mitad del siglo XX el haya siguió sufriendo la pérdida de áreas regionales.

 

Junge Blätter einer Buche

El haya no volvió al punto de mira hasta el cambio a procedimientos de silvicutura cercanos a la naturaleza, que empezaron a imponerse en los años 80, desde entonces vuelve a extenderse progresivamente. En efecto, el haya es un ejemplo ideal de potencial competitivo y puede poblar los más diversos hábitats.

En la actualidad el haya es el tipo de frondosa más extendida en Alemania con un porcentaje de en torno al 15% del arbolado total. La superficie de hayas en Alemania ha aumentado en los últimos 15 años en unas 150.000 ha. Gracias a la explotación predominantemente con medios naturales, los bosques de hayas constituyen el modelo ejemplar de explotación forestal sostenible y multifuncional, es decir, de explotación forestal que permite el aprovechamiento de la madera, el cuidado de la naturaleza y la regeneración en la misma superficie.